El economista  Enrique Szewach y una visión de lo que depara el 2010.