La compañía finlandesa Wärtsilä inauguró la planta IPP3, la central eléctrica con motores de combustión interna más grande del mundo. La usina está equipada con 38 motores multi-combustible del tipo Wärtsilä 50DF, que ofrecen una potencia total de 573 megawatt (MW). En reconocimiento de su tamaño excepcional, la central -ubicada cerca de Ammán (Jordania)-ha entrado en el libro Guinness de los récords.

La central es propiedad de la firma Amman Asia Electric Power Company (AAEPC), en tanto que el acto de inauguración fue apadrinado por Su Majestad el Rey Abdalá II de Jordania. Wärtsilä lideró el consorcio que ha entregado bajo la modalidad EPC (ingeniería, aprovisionamiento y construcción) la mayor central del tipo «˜Smart Power Generation» de la historia de la compañía.

«Es un gran placer asistir a la inauguración junto a Wärtsilä y otros participantes en el proyecto. Estamos muy orgullosos de la central con motores más grande del mundo», comentó Tamin Kim, director de administración de AAEPC.

La central IPP3 se utilizará para cubrir los bruscos picos diarios de la demanda eléctrica en Jordania. Los motores de combustión interna se caracterizan por ofrecer un rápido arranque y la capacidad de subir y bajar potencia de un modo veloz y eficiente. «Mediante el arranque gradual de un motor por vez, la planta puede seguir la curva de demanda de una forma muy precisa», confirmó Tamin Kim.

La central IPP3, junto con su compañera IPP4 de 250 MW, llevan en operación comercial desde finales de 2014. De acuerdo con los datos proporcionados por NEPCO, el gestor de la red jordana, el impacto de estas centrales en la red eléctrica de Jordania ha sido notable. Dado que las dos centrales con motores han cubierto la mayoría de los picos de demanda, las grandes centrales con turbinas de gas se han visto liberadas de esta tarea. Como resultado, las turbinas trabajan ahora de forma estable en carga base, y por tanto funcionan de un modo mucho más eficiente. Esto conlleva ahorros significativos en consumo de combustible, costos de generación y emisiones de CO2.

«Esta experiencia real muestra cómo nuestras centrales del tipo «˜Smart Power Generation» pueden optimizar todo el sistema eléctrico al aportar una flexibilidad muy necesaria. El uso de motores para cubrir los picos de demanda y de turbinas de gas para carga base es una combinación perfecta para mejorar el rendimiento global del sistema eléctrico», dice Upma Koul, directora de desarrollo de negocio de Wärtsilä.

También se requerirá la capacidad de respaldo y respuesta rápida de esta central para dar firmeza a las energías renovables intermitentes. Está previsto que para 2020 se hayan instalado en Jordania 1200 MW de potencia eólica y 600 MW de solar.

Además de una flexibilidad en la operación, la central IPP3 proporciona flexibilidad en el uso de combustibles. La central es tri-combustible y puede funcionar con fuel oil, gasoil o gas natural. Actualmente consume con fuel oil debido a la escasez de gas natural. La central comenzará a usar Gas Natural Licuado (GNL) a finales de este año. «La capacidad de usar diferentes combustible ha sido esencial para nosotros, y los motores de Wärtsilä son la tecnología óptima para ello», destacó Tamin Kim.

Wärtsilä proyecta un fuerte crecimiento en el Cercano Oriente, y ha conseguido recientemente nuevos pedidos en Omán y Arabia Saudita. La potencia total instalada por Wärtsilä en el Cercano Oriente es de aproximadamente 7000 MW.