Glencore adhirió al Plenario de los Principios Voluntarios sobre Seguridad y Derechos Humanos («los Principios Voluntarios»), un marco operativo que avala la seguridad de las operaciones al fomentar el respeto por los derechos humanos.

Dichos principios fueron establecidos en el año 2000 y sirven de guía para las empresas. Los Principios Voluntarios reúnen a las autoridades gubernamentales, las empresas del sector extractivo y las organizaciones no gubernamentales para emprender el diálogo sobre seguridad y derechos humanos.

En 2013 Glencore comenzó a implementar los Principios Voluntarios en las operaciones ubicadas en regiones con un elevado riesgo de abuso de los derechos humanos. En el Informe de Sostenibilidad de Glencore se describe el avance anual en la alineación de las actividades con los Principios Voluntarios.

La membresía fue otorgada tras un riguroso proceso de revisión que incluyó debates con los representantes de cada uno de los tres pilares de los Principios Voluntarios: el gobierno, las empresas y las ONGs.

El CEO de Glencore, Iván Glasenberg, comentó: «Estamos orgullosos de que las iniciativas que hemos implementado en todos nuestros proyectos para abordar los principales riesgos vinculados a los derechos humanos que deben enfrentar nuestras instalaciones nos permitieron integrar el plenario de los Principios Voluntarios. Esperamos seguir avanzando en nuestro enfoque hacia los derechos humanos a través de las oportunidades que ofrecen los Principios Voluntarios de intercambiar conocimientos y las mejores prácticas».

Glencore adhirió también a la Declaración Universal de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos y sus Principios Orientadores sobre los Negocios y los Derechos Humanos. La Política de Derechos Humanos del Grupo, formulada para proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas, ha sido implementada en todas las operaciones.