La compañía firmó un contrato para suministrar a Basin Electric Power Cooperative una central de generación inteligente de electricidad (Smart Power Generation) que estará situada en Williston, Dakota del Norte (EE.UU.). Será la primera de entre las plantas termoeléctricas de Basin Electric que utilice la tecnología de motores de combustión interna. Tendrá una potencia de 112 megawatt (MW) y estará equipada con doce motores de gas natural del tipo Wärtsilä 34SG.

Josh Rossow, director de Proyectos de Basin Electric, destacó «la inherente fiabilidad y flexibilidad de los motores». «Son fiables en ambientes fríos y funcionan bien usando un gas natural que sea rico en etano y propano. Tienen también un mejor rendimiento que las turbinas, lo que reduce el consumo de combustible», agregó.

La nueva capacidad de generación es necesaria para satisfacer la creciente demanda eléctrica causada por el boom del petróleo en la cercana zona de Bakken. «Vemos un incremento de la demanda en todos los sectores, incluyendo la agricultura, la industria del petróleo y los hogares. Se necesita nueva capacidad flexible para cubrir los picos de demanda», comentó Rossow.
«Las claves para lograr flexibilidad de operación son un arranque instantáneo y una rápida subida de potencia. Esto es lo que se requiere cada vez más para seguir la curva de demanda de un modo eficiente y para cubrir los picos de consumo», explicó Dan Johnson, responsable de Desarrollo de Negocio de Wärtsilä.

La potencia total de las centrales eléctricas equipadas por Wärtsilä en los Estados Unidos asciende, en la actualidad, a unos 2400 MW.