Miembros de la Brigada de Rescate y Equipo Médico de Gualcamayo (Minas Argentinas), en conjunto con choferes de la empresa PAP, asistieron a una madre y su hija que sufrieron un vuelco vehicular en Ruta 40, cerca de la entrada al yacimiento minero. Gracias al accionar del personal entrenado de la compañía, las dos mujeres recibieron asistencia rápida y fueron trasladas hasta el Hospital San Roque, de Jáchal.

Por circunstancias que se desconocen, el auto volcó y quedó al costado de la ruta. La menor fue expulsada del auto mientras que su madre quedó en el habitáculo sujetada por el cinturón de seguridad.

Minutos después del siniestro pasaban por el lugar dos colectivos de la empresa PAP que trasladaba a Gualcamayo a personal de Minas Argentinas. Cuando los choferes se percaten del accidente se detuvieron de inmediato para prestar asistencia. Descendieron de los transportes los choferes y los miembros de la Brigada de Rescate que iban a bordo.

Luego de corroborar que no había riesgo de incendio se indicó a la conductora que no se moviera, mientras se pedía ayuda al personal médico de Gualcamayo, con asiento en el microhospital del Yacimiento. Las unidades de transporte de personal van equipadas con equipos de rescate, por lo que se evaluó el estado de las mujeres, se les colocó collar de trauma y se inmovilizó a la niña en una tabla médica. También se limpiaron las heridas con gasas, agua y agua oxigenada.

La conductora pudo salir del auto por sus propios medios por la puerta de acompañante, detectándose en ella una posible fractura en el brazo izquierdo. Cuando llegó una camioneta de la Brigada de Rescate de Gualcamayo y una de las ambulancias del yacimiento se le colocó una férula de inmovilización y fueron trasladadas inmediatamente al Hospital de Jáchal por recomendación del personal médico, ya que la niña acusaba un fuerte dolor abdominal.

Minas Argentinas felicita a los colaboradores de la Brigada de Rescate, personal del Servicio Médico y choferes de PAP por su rápida y efectiva colaboración en este lamentable suceso. La capacitación y el entrenamiento permanente de nuestro personal de rescate nuevamente demostró ser de vital importancia no solo para los quehaceres en el trabajo minero.