La empresa Wärtsilä, uno de los principales proveedores mundiales de centrales eléctricas flexibles y eficientes, firmó un contrato con la compañía estadounidense South Texas Electric Cooperative (STEC) para construir una central eléctrica de gran tamaño.

Los grandes motores ganan terreno en la industria de generación de EE.UU.

La nueva central eléctrica, llamada Red Gate, estará situada en el condado de Hidalgo, en Texas, y se prevé que entre en funcionamiento en el verano de 2014. La central generará energía a través de 12 motores Wärtsilä 50SG, que consumirán gas natural. La potencia total será de 225 megawatt (Mw), los cuales ayudarán a STEC a satisfacer la demanda creciente de electricidad en el sur del estado estadounidense. Se prevé que la planta contribuya a robustecer la oferta eléctrica, en especial durante los picos de demanda. Los motores de Wärtsilä cuentan con la ventaja de poder entrar en operación y alcanzar su máxima potencia en un máximo de cinco minutos.

En esa línea, John Packard, director de generación de STEC, comentó que «se ha demostrado que la tecnología de los motores Wärtsilä es muy efectiva para encarar los retos de un mercado eléctrico dinámico regulado por el «Electric Reliability Council of Texas» (ERCOT)». «Vemos que las inversiones en motores flexibles y eficientes para servir a las necesidades de los miembros de nuestra cooperativa se revalorizan continuamente, y estamos encantados de trabajar con Wärtsilä en nuestro proyecto de Red Gate», destacó.

La central de Red Gate dispondrá de la mejor tecnología disponible de control de emisiones, como dicta la normativa «Clean Air Act» de los Estados Unidos. El alto rendimiento de los motores Wärtsilä se traduce en menores emisiones de dióxido de carbono (CO2) que las turbinas de gas en ciclo simple. Uno de los beneficios del motor Wärtsilä 50SG es que su alto rendimiento se consigue con un consumo de agua mínimo.

«En los actuales mercados de generación eléctrica, la flexibilidad, la posibilidad de arrancar rápidamente, la capacidad para seguir la curva de demanda, y un bajo consumo de agua son factores esenciales. Y éstos han sido condicionantes importantes en la consecución de este valioso contrato. Además, el alto grado de rendimiento de los motores significa que los costos de explotación durante la vida de la central son muy favorables», indicó Wayne Elmore, director regional de ventas de centrales de Wärtsilä North America.

También se firmó un contrato de mantenimiento para proporcionar asistencia técnica mediante un plan de mantenimiento, asesores técnicos, repuestos y un almacén in situ. «Estamos muy contentos de que STEC tenga un contrato de mantenimiento, con el que recibe apoyo técnico, recibe repuestos y disminuye su riesgo durante la operación de Red Gate», comenta Aron Rader, director general de área para contratos de mantenimiento de Wärtsilä North America.

Actualmente Wärtsilä tiene tres centrales eléctricas instaladas en Texas, entre las que figuran una usina de 200 Mw de Pearsall, propiedad de STEC. A nivel mundial, Wärtsilä ha vendido 4.600 plantas eléctricas en 170 países, con una capacidad total de más de 52 gigawatt (Gw).

El motor Wärtsilä 50SG

El Wärtsilä 50SG es un motor de gas de cuatro tiempos e ignición por bujía, que funciona según el ciclo Otto con una alta relación aire-gas. Su diseño utiliza la probada tecnología del motor de gas 34SG, más pequeño. Una característica importante de este motor es su rendimiento eléctrico excepcionalmente alto, incluso con temperaturas ambientales elevadas, superior al 50% cuando funciona en ciclo combinado.